PIENSAS DIFERENTE, VOTA DIFERENTE

jueves, 30 de agosto de 2012

UNA ALTERNATIVA

_______________________



The Green Wave, la película que narra la lucha de un pueblo


Algunos amigos me preguntan por la segunda moneda, sobre los problemas que acarrearía y si los había pensado, también el por qué tiene que ser paralela. Hace unos días otros dos me escribieron por lo mismo, seguramente después de leer mi blog.
El paralelismo es, en este caso, relativo. También habría que ver lo que cada uno piensa sobre el tema. Para mí está claro: una moneda paralela debe ser tratada casi como igual y, a poder ser, mantener el mismo valor. En mi caso prefiero definirla como paralela antes que doble.
Por supuesto, será difícil y ni de lejos una panacea, pero desaparecerá la sensación de pobreza; la gente podrá tener un trabajo y se crearán nuevas empresas, aunque pequeñas, y poco a poco se recuperará el tejido industrial. La gente trabajará muchas horas y ya no podrá cambiar de televisor, de coche, de ordenador, con tanta alegría. Para eso se montarán talleres de reparación. Ya no se podrá viajar con tanta facilidad. Las vacaciones tendrán que ser en el país. Muy pocos, solo los que generen euros en abundancia, podrán pasarlas en el extranjero.
El país caerá, pero no más que sin la moneda paralela, en todo caso menos. Sin embargo, no habrá pisos vacíos ni, por ende, gente viviendo en la calle; ni excedentes de alimentos, por tanto, tampoco hambre. A unos les sobrarán euros, a otros íberos; pero como habrá muchas cosas que solo podrán pagarse con esos últimos, el cambio podrá mantenerse.

Me preguntan y yo respondo, y todos contestan diciendo que es una alternativa a estudiar.
En caso de llevar razón, nadie me llamará ni me escribirá, no soy de su casta. Tampoco pueden dialogar con un tipo que, como principio ineludible, considera que hay que eliminar la corrupción, por tanto a esa misma casta.
Con solo que plantearan la propuesta sería suficiente. No es necesario nombrar al que tuvo la idea, porque ya me contarás quién tiene los redaños de confesar que eso salió de un tal hippie perdido.


.

martes, 28 de agosto de 2012

PIRATES DE CATALUNYA

___________________________





El uno y el dos de septiembre "Pirates de Catalunya", del que soy miembro, organiza el Congreso de los piratas europeos. Asistirán delegados oficiales de casi la totalidad de los partidos piratas europeos: Alemania, Reino Unido, Suiza, Italia, Holanda, Islandia, Chequia, Rumanía, Eslovenia... para redactar los estatutos de "Piratas Europeos" y así poder presentarnos en las próximas elecciones europeas con un programa electoral común.
Os mantendré informados.


 
 


.

domingo, 26 de agosto de 2012

PLEBISCITO VINCULANTE

____________________________




En este blog no suelo hablar de esas cosas, no me gusta, prefiero hacerlo sobre mi vida o utilizarlo como ensayo de mis novelas. Por cierto, la publicación de la primera anda algo atrasada por mi hija, que me ha aconsejado que escriba una introducción, mientras ella termina el prólogo. Lo cierto es que la situación del país es tan alarmante y su democracia tan frágil, que me siento obligado a escribir constantemente sobre eso.
Ustedes me dirán, los que comentan principalmente, que exagero con respecto a la solidez de nuestra democracia. Y no, no lo hago. En principio deberíamos vivir en ella, pero en la situación en que nos encontramos, a muy pocos escapa que es un engaño. La democracia española no solo es frágil sino también muy precaria. En realidad y para un estado desarrollado nosotros solo vivimos en predemocracia. Por otro lado a la ciudadanía tampoco le importa mucho, de hecho, a la mitad le da lo mismo tener o no tener el derecho de votar, mientras que la cuarta parte sigue o elige conscientemente un partido que loa el golpismo y constantemente rememora con nostalgia la dictadura.
En fin, ante tal escaparate cualquier idea que sirva para zarandear la opinión de esa masa ciudadana es mejor que quedarse en casa.
En la red corre una nueva propuesta: Plebiscito vinculante. Es posible que haya sido montada por algunos bienintencionados, aunque lo más probable es que esté dirigida por el aparato del Estado; de no ser así, lo seguro es que ya está infiltrada. Sin embargo, me he apuntado, igual como hice con el Partido Pirata, que por cierto, el próximo uno y dos de septiembre celebra en Barcelona su convención con todos los partidos piratas de Europa. Me he apuntado porque es tiempo de arriesgar, de poner toda la carne en el asador, incluso aquella que no se puede nombrar.

España, con más del 24% de su población en paro y una cuarta parte en la pobreza, está a punto de entrar en su segunda recesión -para mí la tercera, pero en esas cosas los economistas saben más que yo, al utilizar la aritmética en cambio de la percepción- Pero sea segunda o tercera, a nadie escapa que socialmente será abrumadora. España, por desgracia, no es país con el que se pueda jugar. Las algaradas y los desmanes, la inseguridad y el pánico, entrarán en la vida de su ciudadanía. Más de uno se quemará a lo bonzo, pero otros, antes de matarse quemarán otras cosas o se llevarán a unos cuantos por delante, y no seré yo quien se lo impida o censure. A los pensionistas se les reducirá sus exiguas entradas, mientras deberán seguir pagando parte de los medicamentos y perderán muchos servicios. Las colas en los hospitales serán de órdago, por la masiva baja en los seguros médicos privados y el previsible aumento de enfermedades producidas por la ansiedad y la mala alimentación.
El que ha viajado _ojo, no en plan turista_ sabe que en un país que nada tiene, no existe conflictividad social; pero en un país en que las manzanas caen del árbol o las granjas porcinas tienen excedentes, es inconcebible que una cuarta parte pase hambre, tanto que se subleva. El sistema lo sabe y ya está tomando las primeras medidas: prohibir manifestaciones populares; demonizar a los pocos que reclaman democracia comparándolos a la ETA; equiparar la resistencia pasiva con el terrorismo callejero; preparar leyes que impidan la asociación de grupos no afines; invertir grandes sumas en material antidisturbios; y organizar un sistema de censura en los medios, a los que se les impide publicar el aumento de suicidios o el éxito de la democracia participativa en Islandia y de su política económica.

España, por tanto, tiene el riesgo, primero, de caer en un estado policial y represivo, con los medios censurados, con policías disfrazados de negro y hombreras para parecer más gorilas, que es el truco para infundir temor. Y, dado el fracaso de su política económica por la gran corrupción, finalmente en una dictadura, quizá regida por los dos partidos mayoritarios y con una legislación que impida la entrada de terceros, o incluso se llegue a un estado de excepción permanente, en el que ya ni siquiera sea necesaria la pantomima de las elecciones.
En principio el PSOE se rebelará ante la idea, pero por miedo a quedar al margen del invento y perder sus prebendas, al final aceptará simulando reticencias, con la excusa de mejor eso que algo peor. Por otro lado, una parte de IU, residual por sus políticas suicidas _recordemos que por avaricia refrendó la actual ley electoral_, y prácticamente toda UPyD, serán absorbidas o convencidas.
Para entender eso solo se necesita echar cuentas. Una cuarta parte del país elige conscientemente un partido que desprecia la moral _recordemos la guerra del Irak con la matanza de inocentes que supuso, y cómo el PP hubiese vuelto a salir elegido de no ser por los atentados_ y a la mitad le importa un pito la democracia. Solo movilizando a la cuarta parte restante y zarandeando esa mitad podríamos salvar esa exigua democracia que disfrutamos.
Creo sinceramente que, pese el riesgo de caer en una trampa por venir de quien viene, la propuesta de un plebiscito vinculante es una buena manera o un pequeño paso para zarandear ese grupo de población, antes que el sistema consiga censurar la red.


.

HOY HACE UN AÑO

_______________________



Héroes de la Nueve en París


Hoy hace un año.

Cuando llegué ya estaba a la puerta del hospital, enseguida le hicieron las pruebas, la estudiaron. –No se puede hacer nada –nos dijeron –El internista decidirá qué hacer, pero en todo caso lo mejor sería sedarla y dejar que muera tranquila.
Unas horas antes había hablado con ella mientras corría desde Huesca. Me dijo que no me preocupara, que probablemente no sería nada. De ningún modo quería que sacrificara mis vacaciones.
En la planta el internista se negó a sedarla sin estar seguro de no poder remontarla. Luego, pasados unos días rechazó facilitarle una muerte rápida.
-Nacemos y morimos sufriendo, eso es parte de la naturaleza –me dijo muy seguro, después de explicarme que él no era un matarife.
El resto de los médicos y el cuerpo de enfermería lo idolatraban, aseguraban que era el mejor médico del hospital, el más profesional y el que más se entregaba al enfermo. Luego Amara reconocería que era cierto.
Le di las gracias y me despedí. En esos casos y ante una voz tan autorizada y profesional obedezco con sumisión o, por lo menos, lo simulo. Una vez libre de ataduras la ayudé a despedirse de la familia con toda la tranquilidad. Luego, con el consentimiento de mi padre y de mi hermana y, por supuesto, sin participar al médico, organicé su muerte de manera que sufriera lo menos posible. Creo que lo conseguí, aunque no tanto como me hubiera gustado. Luego el famoso médico quiso convencerme que tanta rapidez y limpieza habían estado controladas, aunque yo supiera, por las enfermeras, lo sorprendido que estaba.
-Ves como no hacía falta precipitarse. Con dosis pequeñas ha habido suficiente –dijo cuando me dio el pésame.

__________________________________________

La libertad es una de las funciones humanas más difíciles de ejercer, es más fácil y práctico obedecer. El humano sumiso vive más relajado y en calma consigo mismo, ya que no se siente responsable de sus actos.
El humano inquieto siempre busca algo nuevo, frontera o desafío, porque pronto se cansa de lo conseguido.

Las estrellas me fascinan porque dan la sensación de infinito. Me siento bien echado en lo alto de los Pirineos, bajo un cielo profusamente estrellado.

¿Qué es el éxtasis?
Supongo que es algo que todos buscamos y que hemos experimentado sin poder definirlo. Quizá fuera bajo un cielo estrellado, en una de aquellas cumbres del Himalaya en compañía de Anna. Quizá sobre la colchoneta del barco, acostado entre Mónica y Amara.
¿Qué es el éxtasis?
Un instante de indescriptible placer que siente el humano, asexual y místico. O puede que peque de soberbia humana y lo sientan todos los animales.
No sé dónde encontrar el éxtasis, ni siquiera cómo buscarlo. No lo sé y dudo que pueda saberlo nunca y que alguien en algún momento lo consiga. O quizá sí, quizá...
Es posible que el éxtasis tenga que ver con la libertad del humano, con su capacidad de sacrificio por conseguirla. En todo caso estoy seguro de haberlo experimentado, aunque ahora no pueda decir cómo, dónde y cuándo.

Amara dice que no temo nada, que soy extraño. Estoy seguro que sí temo algo, creo recordar que a veces hasta a la muerte, ya que tengo la convicción científica que el más allá es la nada, y eso siempre duele. Al éxtasis y a la libertad no, eso seguro.

Y me habla de armonía y equilibrio, al recordar algunos de los paisajes astures. Y le explico que tanto la armonía como el equilibrio dependen de la barbarie, de la sangre y del horror. La naturaleza es muy poética y bella para los ojos del humano afortunado, pero no para los del infortunado o para el animal perseguido, acorralado y finalmente devorado.
¿Podremos algún día controlar eso y humanizar la naturaleza, sin sacrificar la armonía que emite y su equilibrio?


¿Se da cuenta el lector?
Todo se complementa y es parte. Lo que siento al recordar aquellos días con mi madre; la libertad y la sumisión; el miedo; el infinito y el éxtasis; la armonía y el equilibrio de la naturaleza; y, por último, el horror.

.

miércoles, 22 de agosto de 2012

UNA SOLUCIÓN PARA ASTURIAS

____________________________________


Puente de la Vidre, en el río Cares

Playa de Nueva


 Me cuenta Laura, la propietaria de la casa rural donde hemos estado, que el turismo nacional representa más del 90% del total; una insoportable barbaridad económica, que ahora incide negativamente en la industria de un país muy dedicado al turismo. También me cuenta que el bajón en ingresos turísticos podría llegar al 40%, cifra muy parecida a la caída del número de visitantes.
Con solo pasear por sus playas o por los senderos de sus montes, uno ya se percata de ese desequilibrio. Los turistas extranjeros son una abrumadora minoría, tanto que en algunos lugares ni se les ve.
El gobierno regional debería promocionar el turismo en el extranjero para diversificar los riesgos y aumentar la riqueza del país. El problema es que la mayoría de las empresas hoteleras son rurales y familiares, muy pequeñas y de gran calidad, entre cuatro y diez habitaciones por casa rural. Este mes de agosto muy pocas han llenado y el mes de julio ha sido espantoso. Los restaurantes, los chiringuitos de playa y las tiendas de productos de la región, también han sentido el bajón en la misma proporción.
Una región bellísima, que puede mantener fácilmente la calidad turística, no debería pasar esas estrecheces. Laura me explica que se podría promocionar el turismo de senderismo, con paradas en las distintas casas rurales de una zona determinada; el de la visita de los parques naturales, casi únicos en toda Europa. La tierra del oso y del lobo, de los bosques de castaños y de hayas; del mejor queso, con algunas variedades desconocidas para el resto de España. Y un montón de cosas poco comercializadas que se pierden o se infravaloran.
Para desarrollar el turismo en una zona con miles de pequeñas empresas hoteleras, nada mejor que crear empresas mixtas del gobierno regional junto a cooperativas de casas rurales. Desde esas empresas se podría promocionar el turismo a gran escala y coordinar su flujo entre sus asociados, y organizar rutas, tanto en la costa como en el interior.
Se me ocurren muchas otras cosas, por ejemplo: una empresa mixta de alquiler de bicicletas, con estaciones en cada población, en la que puedan ser recogidas o devueltas, dependiendo de la ruta seguida; y un larga lista que ahora no viene a cuento, para la que se necesitaría un estudio desarrollado por gente del país. En todo caso generar una riqueza a partir de lo que abunda y se infrautiliza, que también serviría para promocionar los productos del país.

.

martes, 21 de agosto de 2012

UNA PEQUEÑA HISTORIA

___________________________



Pría (Asturias oriental)


Descargo la cámara y paso las fotos por Picasa para, como suelo, montar un álbum para los amigos. Picasa va muy bien para corregir, etc. aunque con las nuevas cámaras no hace falta; para lo que no sirve es para disimular la barriga, o el estómago como me aclara Amara.
En Septiembre, que está a la vuelta de la esquina, quería volver a lanzarme en paracaídas, pero no con esa barriga, y perderla no se consigue de un día para otro.
No puedo mirar las fotos. Me avergüenzo y hasta me duele la vista. Ahora entiendo la preocupación de Amara, cuando me ve saltar de piedra en piedra por los acantilados; y la mía, cuando siento el cansancio y la falta de agilidad, que suelo achacarlo a la edad.
¿Qué haría, pues, con veinte kilos menos?
Ni lo imagino. Prefiero no pensarlo para no amargarme. Lo seguro es que a partir de hoy mismo mi menú lo pesaré con la balanza de la cocina. Verdura o lechuga en cantidad, algo de pescado o carne y una pieza de fruta, y para beber: un vaso de tinto y agua, mucha agua. Y se terminaron las caipirinhas, los mojitos y los gin-tónics.
Dice Amara que tampoco estoy tan mal. Pero, ni modo, sigo sin poder mirarme en las fotos. Y lo que es peor, a partir de ahora no sé cómo voy a afeitarme sin ver de esternón para abajo, allí donde la prominencia se vuelve cruel y ostentosa.

_________________________________________

Escribo sentado en lo alto de un montículo, con un racimo de uvas y bajo la sombra de un par de álamos. A unos cientos de metros y bajo mis pies se extiende el Cantábrico.
Hace unas horas me bañaba en sus aguas, en una pequeña y recóndita cala, peligrosa según dicen. Un estrecho y profundo canal rodeado de altos farallones, en el que las olas entran sin casi espuma dada la profundidad de su fondo. El truco –siempre lo hay- es acercarse a la pared vertical de uno de los lados, esperar la subida y agarrarse a un saliente en el que, por su orientación, el mar no se precipita contra él, y subir un tramo de roca para lanzarse. En su final hay una angosta playa de tres o cuatro metros de anchura, que aparece y desaparece con las olas, limitada por el mismo farallón, pero de rocas desgajadas. Allí el mar te sacude, agita y revuelve, y hasta puede lanzarte contra el acantilado si no te sumerges.
El Cantábrico es magnífico, poderoso y, como el Mediterráneo, peligroso si te empecinas a luchar contra él.

_________________________________________

Amara aguarda sentada en una piedra, escribiendo en su tableta una larga misiva para Al, tan lejos de nosotros. De vez en cuando se acerca al precipicio para vigilarme, supongo, o quizá para mover su dolorida y castigada espalda.
Son las cinco, en un rato el mar empezará a retirarse y no sé quién le ha explicado que es peligroso bañarse. Ayer lo hice a las seis y no noté nada; o sí, tal vez me costara algo más salir del agua.
Dos chicas bajan como cabritillas por el acantilado. Envidio su agilidad. Amara las observa desde lo alto y me saluda agitando la mano. Creo ver algo de ironía en su gesto, pero de tan lejos y con la luz dándome a los ojos no puedo asegurarlo. Una de las chicas, la rubia, se lanza al agua sin pensárselo, mientras la otra espera sentada en uno de los salientes. Se nota que conoce las rocas y el fondo.
-Tu compañera nos ha pedido que te vigilemos –me dice riéndose.
La condenada nada como un pez, juega con las olas y la corriente como si fuera un pasatiempo. Se sumerge y nada sin apenas esfuerzo. Sube, baja, voltea... se confunde con las olas como si fuera parte de ellas.
-Nadas muy bien –le digo con sincera admiración.
-Tú también.
En este momento siento como se me agarrotan los dedos de un pie. Si no tengo cuidado la pantorrilla terminará igual. Me abandono y con cuidado me acerco a una de los salientes, a la espera de una buena ola. Aprovecho su impulso y subo con esfuerzo por haber dejado inerte la pierna afectada.
-¿Te pasa algo?
-Nada, solo un calambre.
Y veo como me vigila a hurtadillas mientras deja que las olas pasen sobre su cabeza.
-Ya no estoy para esos trotes –le digo a la vez que masajeo mi pierna, cansado pero sin mucho convencimiento. Por la mañana hemos estado andando y bañándonos en San Antolín y eso se nota.
Una gran ola invade el canal y la chica entra en ella, la abraza, y extiende uno de sus brazos para cabalgarla en perfecto equilibrio, sumergida unos centímetros. Durante un instante me ha recordado a Mónica.
Amara me espera con la toalla preparada por el previsible frío. Y no, no es frío lo que siento sino la incipiente vejez, la degradación física que aflora en mi cuerpo en forma de agotamiento.
-Ya no soy el que era.
-No digas tonterías –responde impaciente –No estás tan mal. Lo que pasa es que cuando ves una chica haces el idiota. Mira que subir por aquí en cambio de utilizar el sendero.
Me acerco al risco y entiendo el porqué de tanto esfuerzo. Las chicas me observan desde abajo y con gestos señalo el sendero y lo estúpido y despistado que soy. Prefiero mil veces que me consideren tonto que chulo. Sin embargo, sé que es cierto, ya no soy el que era y eso a un tipo como yo duele mucho.
Mañana otra vez a San Antolín para andar y bañarnos en la orilla, que es lo que conviene a la espalda de Amara y a la circulación de mis piernas. Por la tarde quizá me acerque a una cala que me han recomendado las dos chicas, más divertida que la que dejamos tras nuestro. Según ellas con pleamar uno puede lanzarse desde muy alto.
-A veces vamos por allí. Si mañana vienes, igual nos vemos y te lo enseño.
-¿A las cinco como hoy?
-A las cinco.
Después del calambre ya no estará tan segura, quizá se arrepienta de haberse citado con un abuelo renqueante y medio loco. Tal vez piense que Amara no bromeaba cuando le ha pedido que me vigile.
Miro para abajo y la veo saltar desde un risco, que no sé cómo ha podido llegar a él. Y, cómo no, vuelvo a recordar a Mónica.

.

domingo, 19 de agosto de 2012

SENTIMIENTO DE CULPA

____________________________


               Dibujo de Martín Arias Arias, extraído de la red


(Artículo extraído de El País)

Mi vecino es constructor, o lo era. Y yo funcionario, de momento. Hace no tanto, cuando la realidad era de papel celofán, el horizonte un interminable bosque de grúas y las avenidas se alfombraban de coches de alta gama recién estrenados, le confesé lo que ganaba y su respuesta fue tan contundente como sustanciosa: “Yo por ese dinero ni me levanto de la cama”. Hoy es de los que suman su vozarrón contra los empleados públicos. Así somos. Así nos va.

José Luis Peira. (La Parte, Asturias)

____________________________________________


Para escribir una novela hay que inventar una historia y recrearse en ella, casi vivirla, crear los protagonistas a partir de personas conocidas a las que se les ha deformado su realidad, para adaptarla a lo que se quiere contar.

Poco a poco, a medida que corrijo mi segunda novela, descubro la dificultad de escribir una historia intentando esconder o transformar ciertos capítulos, seguramente inaceptables para el potencial lector; inaceptables o incomprensibles por su naturaleza y por su significado.
Mi hija, que en principio debería ser quien redactara el prólogo y publicar la primera parte de la historia, no para de quejarse ante determinados capítulos –digo capítulos por definirlo de alguna manera, ya que no los hay- y yo, sorprendido por sus reproches y conocedor de su gran pericia como escritora, le pregunto si ha encontrado algún error de escritura. Y responde que no es eso, mientras habla del protagonista en segunda persona, cuando no recuerdo las veces que le he contado que solo es una novela y debe olvidar mi existencia.
-Pues si es novela, mejor saca eso o cámbialo –me dice, aun sabiendo que el contenido es innegociable. De ningún modo puedo cambiar lo que pasó y lo que sentí, porque la historia perdería el equilibrio y su razón de ser.
-¿Y Anna quién es? –Pregunta extrañada, por lo inconcebible de sus vivencias con el protagonista.
-Anna es Anna, la que tan bien conoces, la única a la que no le he cambiado el nombre.
Y por su silencio presiento su asombro y, como aturdida, mira con sus grandes y preciosos ojos el auricular, como si a través de él pudiera ver mi expresión, mi mirada.
Pero no ha sido la historia de Anna lo que más ha perturbado su espíritu sino la brutalidad y naturalidad de los fragmentos de sexo y amor.
-Yo no soy una reprimida, papá –dice, por fin, tras otro largo silencio.
Y no, no lo es, porque no por haber vivido de otra manera se es o se deja de ser; quizá ella haya vivido otras historias igual de brutales y naturales, aunque distintas porque los tiempos cambian. No, no lo es, pero mi obligación es decirle que quizá es más de lo que piensa, ya que de otra forma no me llamaría la atención.
Y pienso que si el primer libro le provoca tanto escándalo, qué pasará cuando lea el dedicado a su madre, el blues de Amara.

____________________________________________

Hace un año que murió mi madre, no recuerdo la fecha, nunca las recuerdo; solo sé que fue en agosto y que la echo en falta, cuando antes ni siquiera recordaba que existiera.
En abril nos dejó mi padre. A él todavía lo encuentro más a faltar. Aún hoy, ante cualquier problema, me pregunto lo que diría, lo que me aconsejaría, incluso creo que hablo con él.
A veces me culpo de sus muertes, en el caso de mi madre, convencido que, de haber estado presente cuando enfermó, hoy aún viviría. Mi padre también viviría, en caso de haberme negado a que lo medicaran, pero ciego, sordo y con mucho dolor.
No sé, uno nunca sabe lo que es mejor. Mi padre, por lo menos, pudo escoger el momento y el lugar, en principio gracias a mí. Con mi madre no pude, llegué tarde para eso y no puedo quitármelo de la cabeza.

.

jueves, 16 de agosto de 2012

PODREDUMBRE

________________________


The Green Wave (Una oda a la revuelta persa)

Los españoles no tenemos de que preocuparnos, este fragmento y alguno más del "Breviario de la podredumbre" de Cioran se adapta perfectamente a nuestro estado, de manera que podemos respirar tranquilos: rozamos la perfección.

"Un hombre político debería profundizar en los sofistas antiguos y tomar lecciones de canto y de corrupción.
El fanático es incorruptible, si mata por una idea es igualmente capaz de dejarse matar por ella; en los dos casos, tirano o mártir, es un monstruo. No hay seres más peligrosos que los que han sufrido por una creencia. Los grandes perseguidores se reclutan entre los mártires a los que no se ha cortado la cabeza. Lejos de disminuir el apetito de poder, el sufrimiento lo exaspera; por eso el espíritu se siente más a gusto en la sociedad de un fanfarrón que en la de un mártir; y nada le repugna tanto como el espectáculo donde se muere por una idea. Harto de lo sublime y de carnicerías, sueña con un aburrimiento provinciano a escala universal, con una historia cuyo estancamiento sería tal que la duda se dibujaría como un acontecimiento y la esperanza como una calamidad."

Fragmento del “Breviario de la podredumbre”
(Emile Cioran)
 __________________________________________________


Cuando una sociedad entra en crisis económica, sea familia, empresa o Estado, como principio para remediarla debe localizarse su origen y, una vez analizado, corregirlo o eliminarlo.
En caso de una crisis como la actual, que destruye el tejido productivo y elimina los recursos, lo primero que hay que hacer es un balance de lo que dicha sociedad dispone para salir de ella.
España, tiene poca capacidad productiva, atrasada y en constante retroceso, un empresariado de muy baja calidad, una deuda externa de grandes proporciones y en constante aumento, y apenas dispone de materias primas. Por el contrario, el país disfruta de un gran potencial productivo de alimentos, con mucha calidad y variedad; y una masa humana joven y altamente preparada en multitud de ámbitos.
Para que esa masa joven altamente preparada cree riqueza en todos sus especialidades y para que el país pueda producir y comercializar en el exterior alimentos de gran calidad y variedad, es necesario potenciar una nueva clase empresarial más moderna y elástica, y ofrecerle estabilidad y confianza en el futuro. Y para eso se necesita crear ilusión, esperanza y la posibilidad de encontrar el suficiente crédito en forma de dinero.
La ilusión y la esperanza se pueden conseguir a través de una buena campaña mediática y con el ejemplo; en pocas palabras: demostrando que se está dispuesto a luchar por ello corrigiendo o eliminando el origen de la crisis. En cuanto al dinero, al no haber ninguna posibilidad de conseguirlo debido a la gran deuda, se tendría que crear una nueva masa monetaria.


.